Law Office of Marco Pacheco & Alfonso Couceiro

STAY INFORMED

Law Office of Marco Pacheco & Alfonso Couceiro

EEUU se prepara para recibir a la caravana de migrantes: cierra carriles en dos garitas fronterizas e instala barreras para guiarlos

Las garitas de San Ysidro y Otay Mesa, ubicadas en California, en la frontera entre Estados Unidos y México, cerrarán algunos carriles este martes como parte de los preparativos que adelanta el gobierno de Donald Trump para recibir a la caravana de migrantes.


“Al menos tres carriles de vehículos en dirección norte en San Ysidro y un carril en Otay Mesa estarán cerrados a partir de este martes para instalar equipos de infraestructura como parte de los preparativos para recibir a la caravana”, dijo la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) en San Diego.


“CBP ha estado y continuará preparándose para la posible llegada de miles de personas que migran en una caravana en dirección a la frontera de Estados Unidos", aseguró Pete Flores, director de operaciones de campo de la agencia federal.


El anuncio ocurre tres días después de que el presidente Donald Trump firmara una proclama para cambiar el reglamento de asilo y negarle el beneficio a todos aquellos inmigrantes que ingresen al país por puntos no autorizados, como ríos o veredas.


Flores dijo además que los preparativos para la llegada de la caravana “incluyen ejercicios de capacitación, despliegue de personal adicional de CBP y trabajo conjunto con las tropas del Ejército” que fueron enviadas para asistir a los agentes fronterizos.


Los militares ya han comenzado a instalar alambres de púa y barreras para dirigir a las personas que ingresen al país a lugares específicos, donde serán procesados por los agentes federales de inmigración.


La agencia también advirtió que, debido al cierre de carriles y los preparativos, “las personas que viajan hacia Estados Unidos deben anticipar un posible aumento en los tiempos de espera”.


“Los funcionarios de CBP a cargo en nuestros cruces fronterizos locales deben mantener la seguridad mientras trabajamos para procesar de manera eficiente el comercio legítimo y la entrada de viajeros al país”, indicó Flores.


Dónde está la caravana

El grueso de la caravana de migrantes, que el 12 de octubre salió de San Pedro Sula, Honduras, llegó la noche del lunes a Guadalajara, México. Se estima que marchan al menos unos 4,500 migrantes, la mayoría en busca de asilo en Estados Unidos tras huir de la violencia y la pobreza, dos motivos que Estados Unidos no considera causales legítimas para pedir asilo.


Pese a ello, la caravana no desiste y sus miembros señalan que pueden demostrar a las autoridades estadounidenses un miedo creíble de retornar a sus países, donde sus vidas pueden correr peligro por la amenaza de las pandillas y del crimen organizado.


El gobierno de Trump ha asegurado que todas las personas que lleguen a la frontera e ingresen por zonas autorizadas al país, serán recibidos, detenidos y sus peticiones de asilo serán atendidas.


Trabas legales

Trump le declaró la guerra desde un inicio a la caravana de migrantes y dijo que en su mayoría estaba integrada por criminales y “chicos muy malos”.


El mandatario ha advertido que los deportará una vez que lleguen a la frontera, pero se topa con acuerdos judiciales y leyes que impiden la expulsión acelerada, al menos de los menores migrantes.


Una de ellas es la Ley TVPRA de 2008, que impide la deportación apresurada de un menor de edad de países no vecinos con Estados Unidos (Canadá y México) y exige que sea un juez de inmigración quien resuelva el caso en Estados Unidos.


Otro es el Acuerdo Judicial Flores de 1997, que prohíbe la privación de libertad de menores de edad en centros de detención federal.


El gobierno también tiene limitaciones en el cupo diario de inmigrantes detenidos. La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) solo tiene una capacidad diaria máxima de poco más de 44,400. Si el número de detenciones diarias supera esa cifra, quienes no representen una amenaza para la seguridad nacional son liberados bajo fianza o con grilletes con el compromiso de asistir a sus audiencias en las cortes de inmigración.


Entrevista de 'miedo creíble'

Una vez la caravana llegue a la frontera entre Tijuana y San Diego, cada integrante deberá solicitar un número y esperar hasta ser llamado. Actualmente, los tiempos de espera llegan hasta final de año.


“La entrevista de 'miedo creíble' se hace en base al temor que tiene una persona de regresar a su país de origen porque es perseguida, o tiene miedo/temor de persecución o tortura”, explica Rebeca Sánchez-Roig, una abogada de inmigración que durante más de 15 años fungió como fiscal de inmigración en el Departamento de Justicia.


“Previo a la entrevista de 'miedo creíble’ en la frontera, se lleva a cabo una entrevista preliminar con un agente de CBP quien, al establecer que existen razones o indicios de miedo creíble, determina que el inmigrante puede pasar al siguiente nivel”, explica Ezequiel Hernández, un ahogado de inmigración que ejerce en Phoenix, Arizona.


El paso siguiente es la ‘entrevista de miedo creíble’ que la realiza un agente de asilo de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), indica Sánchez. “Consiste en una especie de interrogatorio de lo que le ha sucedido a la persona en su país y si ha sido perseguido, torturado, etc".


“Si el agente de asilo determina que la persona tiene miedo creíble, entonces recibe una audiencia ante un juez de inmigración, donde podrá solicitar asilo en Estados Unidos”, agrega.


0 Comments

Add Comment

View Details
Sold Out